Relatos

El poblado de Themsis

Me había dirigido a Baker City, en el estado de Oregón. Dejando allí el autobús desde Pensilvania después de más de un día de viaje. Me adentré donde mi hermano me dijo que era un buen lugar para aventurarme en los rincones escondidos de mi país.

Andando con la mochila a cuestas, me fui hasta Sumpter, en el que me adentré en una zona que más tarde descubrí un paisaje totalmente virgen. Descubrí un camino de tierra que no estaba en el mapa que llevaba. Estuve andando un buen rato y por casualidad llegué en un cerrado parecido a una frontera echa expresamente donde había un cartel que decía Themsis.

Me quedé bebiendo agua delante de esa entrada y vi un campesino que al verme se dirigió hacia mi y se detuvo delante, saliendo de otro camino que rodeaba ese vallado.

Relatos

Sin tiempo alguno – Una única salida

—Queridos emisarios, sólo hay dos maneras de salir de aquí. Una, por los pies por delante y la otra, matando a todos los presentes. Les estamos observando para ver como lo van a solucionar…¡Ah, me olvidaba! El último en salir que cierre la puerta, muchísimas gracias, señores.

En ese instante, Adam no se podía imaginar que tenía que matarse con los seis tipos que estaban en ese lugar. Se preguntó qué fue lo último que hizo, pero sólo recordaba que estuvo en un Motel descansando del largo viaje desde Texas. No tenía ni remota idea de cómo había llegado hasta allí. La verdad es que quería que fuera un sueño, pero comprendió que lo que le estaba sucediendo era muy real…

Relatos

Andando con patera

Se aprovecharon hace siglos y no hubo pateras, sino esclavos con pasaporte para trabajar como animales en sus campos de cultivo, ya que todas nuestras riquezas, como alimentos y materias primas, fueron usurpadas durante tanto tiempo que pudieron obtener el dinero suficiente, para que en el siglo de la industrialización, pudiera ser un hecho en el hemisferio norte del planeta.