Novelas

Dejad la paloma libre

A un joven francés, Frend Leson, le cambia la vida sin que pueda evitarlo. Es perseguido por un grupo de extrema derecha porque dispone de información de una empresa para la que trabaja. Intenta huir. Gracias a su ángel encapuchado, que le visita durante unas noches y le proporciona una nueva dirección, puede esquivar a unos perseguidores que tienen la firme voluntad de matarlo.

Cuando parece que su única solución es la de marchar a otro país, conoce a un amigo catalán que le lleva hasta Alemania con la intención de que unas personas publiquen la información que posee y el escándalo le pueda salvar la vida.

Novela editada en diciembre del 2019, Editorial Caligrama PI.GI-264-17

ISBN: 9788417984182                                                   Puedes comprarlo en Amazon

Muestra:

Las 3:00 de la madrugada…

Frend estaba durmiendo desde hacía cinco horas descansando después de su primer día de trabajo de la semana hasta que un tipo lo despertó, sacudiéndole en una de sus piernas. Vestía de negro con un pasamontañas y, con un arma en la mano, abrió la pequeña luz de la mesilla de noche y se sentó en la cama diciéndole a Frend que se sentara cómodamente y lo escuchara con atención.

—Tienes un problema que va a cambiar tu vida. Te quieren matar, Frend, escucha bien lo que te voy a decir—dijo y continuó.—La empresa donde trabajas va a desaparecer sin dejar rastro. Es una tapadera para financiar a un grupo fascista que se hace llamar UNF. Como no quieren tener ningún testigo que conozca la existencia de sus financiaciones, te quieren muerto. Ten en cuenta que casi todos los empleados que conoces son colaboradores de este grupo. ¿Entiendes?

—La verdad es que no puedo imaginar lo que me está diciendo.

—Consigue una pistola y no vuelvas por tu casa, te estarán esperando.

—¿Pero mi empresa es una tapadera de un grupo terrorista?

—Sí, Frend, aunque cueste de imaginarlo, es así. Solo te lo advierto, mañana tenías que ir a ver a un cliente en Perpiñán, ¿no es así?

—Sí, claro.

—Pues no vayas a verlo, por tu seguridad.

—¿Por qué?

—Porque te estarán esperando.

—Pero tú ¿para quién trabajas?

—Formo parte de la Black Flag Liberty. Piensa en lo que te he dicho. Voy a irme, si vuelves a París ten cuidado y preocúpate de tener una pistola—dijo dirigiéndose hacia la puerta y continuó.—Que tengas suerte, Frend.

El tipo salió de la habitación y Frend se levantó un poco más tarde, abrió la puerta y miró en el pasillo, pero no vio a nadie. Volviendo a entrar cerró con llave y se sentó en la cama pensando en lo que le había dicho. Comenzó a entender que posiblemente su situación podría cambiar. No pudo volver a dormir y decidió pensar en ello paseando acompañado de un cigarrillo, por los alrededores del hotel de ese martes a las cinco de la madrugada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *