Destacado

Robert Berl – NbYArt’s Edition

Entiendo y me gustaría volver, para ser una luz donde poder aprender, escuchar y sentir mi vida comprendiendo, que mi color compartido con otro más bello sea más bonito que el oxigeno que veo.

Robert Berl

El Club de los Dock’s

En ocasiones merece la pena ganarse un puñado de dólares de una forma fácil y discreta. El secreto es hacerlo, y no pensar en lo que pueda suceder aunque arriesgues perder la vida. 

Esta es la filosofía de los diez socios y protagonistas que regentan el Club Dock’s Sea, llevar al límite su ambición, que no es otra que ganar ese dinero que muchos sueñan y pocos consiguen. Y como pocos saben, llegar al limite significa no hundirte en un Dock en el que el mar solo busca hacerte desaparecer.  

Dejad la paloma libre

A un joven francés, Frend Leson, le cambia la vida sin que pueda evitarlo. Es perseguido por un grupo de extrema derecha porque dispone de información de una empresa para la que trabaja. Intenta huir. Gracias a su ángel encapuchado, que le visita durante unas noches y le proporciona una nueva dirección, puede esquivar a unos perseguidores que tienen la firme voluntad de matarlo.

Cuando parece que su única solución es la de marchar a otro país, conoce a un amigo catalán que le lleva hasta Alemania con la intención de que unas personas publiquen la información que posee y el escándalo le pueda salvar la vida.    

Relats (cat)

Camins creuats

Mai vaig pensar que després del que em va passar, quan em vaig perdre per la ciutat de Girona, acabaria intern a l’Hospital Psiquiàtric de Santa Caterina de Salt. Em dic Roger Miller i vaig néixer a Frankfurt, però quan tenia tres anys, el meu pare, d’origen alemany, va morir en un accident de treball i, més tard amb la mare, vam tornar a la seva ciutat natal, Girona. Aquí hi tenia la família catalana, gairebé tots vivien a Girona capital, però el germà gran de la meva mare vivia a  Barcelona.

            Assegut en una cadira, a prop de l’entrada del pati, anava recordant el que m’havia passat feia uns dies. La veritat és que quan em van tancar aquí, vaig tenir la sensació que m’havien salvat la vida o així m’ho semblava. Era dilluns i feia força calor per ser un mes primaveral. Vaig mirar el rellotge de la paret i vaig deduir que només faltaven tres hores perquè la meva mare vingués a visitar-me. Em vaig aixecar i em vaig dirigir fins a la meva habitació, sense fer cas dels altres interns que estaven passejant pel passadís submergits en el seu mon. Tancat dins, vaig agafar un paper i un bolígraf i vaig intentar recordar el que em va passar el dissabte a la nit…

…Era l’aniversari de la meva amiga Marga, complia trenta-sis anys i ho vam celebrar com cap altra vegada. No feia molt de fred i recordo que portava un jersei de llana que m’havien regalat feia poc. Vam anar a un restaurant a prop del Barri Vell, que per cert era molt car, però la Marga va pagar el compte sense dubtar-ho. Més tard, dirigint-nos al centre és quan el meu pensament començar a sentir veus. Al principi no els hi feia cas, però cada vegada era pitjor, no hi havia manera d’esquivar aquelles veus que em parlaven de quelcom que no entenia. Sentint-me una mica malament i estrany, vaig decidir anar-me’n a casa. Però a la Marga no li va agradar molt la meva decisió, tot i que suposo que veient la meva cara una mica pàl·lida ho va entendre i, va ser en aquell instant, tot sortint del club, que va canviar tota la meva realitat.

Caminant en direcció al meu pis, vaig començar a notar un allunyament de la realitat i vaig haver d’amagar-me de la gent en un lloc apartat, asseient-me en un banc, preguntant-me què era el que m’estava succeint. Observant al meu voltant, notava com si estigués sent vigilat i com els meus moviments encaixaven amb un joc de lògica que coincidia amb els meus pensaments, donant-me motius per pensar que el que estava començant a comprendre tenia una raó de ser. Esperant que aquesta sensació marxés, les veus van tornar a parlar-me. Semblaven tonalitats de veu melancòlica d’una agudesa trista i patidora. La veritat és que era bastant horrible. Amb les mans al cap i recolzant-me els colzes a les cames, vaig sentir com una d’aquestes veus, una mica diferent de les altres, se’m va presentar, sense demanar-me permís.

—Hola, com que no ens coneixem, em presentaré. El meu nom és Toa.

—I què és el que vols?

—Intentar ser el teu amic i, d’aquesta forma, parlant amb mi, no pensaràs amb unes veus tan horribles que a qualsevol persona li podria donar un infart.

Aixecant-me del banc sense fer cas a aquella veu, li vaig dir:

—Deixa’m en pau, no vull saber res de tu.

—Si no comences a parlar amb mi, no podràs substituir aquestes veus. Has de parlar-me i així oblidaràs les veus.

—O sigui que parlant amb tu podré no sentir aquestes veus…

—El teu cervell està començant a fer-se lloc per entendre aquests pensaments semblants a la telepatia.

—És a dir, m’estàs dient què tinc un buit en el meu cervell i l’he d’omplir amb la teva veu, per no sentir aquestes veus?

—Correcte­—em va dir.

—I no hi ha una altra manera de poder tapar aquest buit?

—Sí, amb medicaments.

—La teva veu sembla que sigui estrangera.

—Sí, sóc japonès.

—I com és que m’has parlat sense conèixer-me?

—Perquè m’ha explicat que la teva energia es desplaçaria de tal manera que la teva ment necessitaria un punt de suport per equilibrar la teva raó.

—M’estàs dient què aquestes sensacions són perquè se m’ha despertat una malaltia mental?

—Es podria dir que sí. Però no et preocupis si controles la teva ment i ets conscient del que t’està passant no has de preocupar-te. El dolent seria que no poguessis entendre el que et passa.

—No ho sé, tornaré a casa. Allà podré dormir i descansar.

—No crec que hi arribis.

—Per què?

—D’aquí pocs minuts et canviarà la realitat, només et puc dir que si et recordes de mi, podrem parlar.

—Ho sento molt, però no et faré cas. No crec res del que m’estàs explicant. Deixa’m sol.

—D’acord, però recorda que pots parlar amb mi. Només has de pensar en el meu nom i podràs retrobar-me.

Sense fer cas a la veu, i sense sortir del parc, vaig notar com el cap em donava voltes i vaig perdre l’equilibri. Em vaig ajupir per no caure desplomat i, asseient-me al cantó d’uns arbres, em vaig desmaiar.

La veritat és que no sé quant temps vaig estar en aquest lloc estirat, però el que em va despertar va ser l’aire fred. Aixecant-me una mica, em vaig posar la mà al cap i vaig notar que estava en un camí de sorra i pedres que no recordava haver vist mai. Em vaig acabar d’aixecar amb totes les meves forces i vaig observar al meu voltant amb gran desconcert; no sabia on era.

Al meu voltant hi havia unes cases fetes de pedra i estava enmig d’un camí força estret. Vaig mirar enrere i vaig entendre que estava al principi d’un poble que certament no coneixia. Vaig caminar una estona i no vaig trobar a cap habitant en aquest lloc tan inhòspit. En aquest instant, vaig recordar que tenia el telèfon i el vaig buscar per poder trucar a algun dels meus coneguts perquè vinguessin a buscar-me, però regirant totes les butxaques no el vaig trobar. L’olor era semblant a aquests pobles on tenen els fems al costat del camí. Però caminant una mica més, vaig sentir que s’acostaven galopant i en l’únic en que vaig pensar era en amagar-me. I sense perdre temps, vaig veure una porta oberta hi vaig entrar.

Mirant per la finestra, vaig veure com en pocs segons van passar uns genets, que anaven vestits d’una manera que semblava que fossin de l’edat mitjana. Darrere d’ells corrien uns homes vestits de soldat intentant seguir els cavalls. I ve ser quan, passada una estona, vaig pensar amb en Toa, començant d’aquesta manera a pertànyer a aquesta il·lusió que cada vegada semblava molt més real que al principi.

—Toa, em sents?

—És clar, on ets?

—En una mena d’estable. Em pots dir on sóc?

—Estàs a Girona, l’any 1483.

—Com?

—Dic que estàs a Girona.

—Ja ho he entès que estic a Girona—li vaig dir—.Però, som al segle XV?

—Sí, per ser exactes a la segona meitat.

—I què hi faig aquí?

—Estàs en aquest lloc perquè has d’ajudar una persona, que crec que estan a punt de cremar a la foguera d’aquí poca estona.

—A veure si ho entenc—vaig dir—.Estic a la meva ciutat fa més de 500 anys i em dius que he de salvar a una persona a la que volen cremar?

—Sí.

—I com vols que jo, una sola persona contra tots els soldats que hi deu haver, pugui salvar aquesta persona?

—Crec que fa poc ha passat un grup de soldats, oi?—va preguntar en Toa.

—Sí.

—Doncs eren els que s’encarregaven de cremar vius a aquests heretges.

—És a dir, que el camí de l’esquerra condueix a les fogueres?

—Sí. I crec que queda poc temps.

En aquest moment, vaig sortir de l’estable i com deia en Toa vaig seguir el camí fins arribar a una esplanada on hi havia sis fogueres,  tres de les quals estaven cremant vives a tres persones mentre la gent que hi havia ho mirava com si fos un espectacle.

—La dona que hi ha a la sisena foguera és la que has de salvar—em va dir en Toa.

—D’acord.

No sé per quina raó, però vaig anar introduint-me entremig d’aquella gent i vaig arribar fins on era la foguera. Vaig pujar sobre dels troncs  i, sense pensar-m’ho, vaig deslligar la noia i, més tard, corrents, ens vam endinsar pel bosc agafats de la mà. Després, sense parar de córrer, esgotats, vam arribar a un riu que al meu parer semblava el Ter. Ella es va pujar a una roca i sense parlar va mirar al seu voltant i va dir unes paraules que no vaig entendre. Però em va agafar una altra vegada la mà i seguint el riu vàrem caminar durant hores, fins arribar a una mena de casa una mica deteriorada on, exhaust, vaig seure damunt una pedra. Vaig observar aquella noia que, sense cap vergonya es va treure els fregalls que portava per poder cremar més fàcilment i, mentre agafava una altra vestimenta, jo em vaig desmaiar una altra vegada caient a sobre un llit de palla…

—Em sents? Estàs bé?

Vaig obrir els ulls i vaig veure una noia que em parlava i, tot veient on estava, em vaig aixecar observant que estava a Girona on recordava que m’havia desmaiat per primer cop.

—Tranquil·la, estic bé, només m’he desmaiat—vaig dir.

—Té, una Coca-Cola. Crec que et falta una mica de sucre.

—Gràcies.

Vaig agafar la llauna i obrint-la li vaig agrair el refresc, perquè la veritat necessitava una mica de sucre. Vaig tornar a agafar el camí per anar-me’n a casa. 

Pensant en el que m’havia passat o, més aviat, havia somiat, vaig decidir oblidar-ho, però en aquest instant em va parlar una altra vegada en Toa.

—Com estàs?

—Una altra vegada tu…

—La noia m’ha dit que et donés les gràcies.

—Però, si no sabia parlar.

—Potser no sap parlar, però pensativament sí que parla.

—Me’n vaig a casa, estic cansat i he de descansar.

—No pots anar-te’n, has d’esperar una mica.

—Ho sento molt però…

Sense previ avis, van començar a donar-me voltes tots els arbres dins d’aquell parc que creuava, com a drecera, per arribar a casa meva. Em vaig asseure i, a poca distància del terra, vaig tornar a caure tot apareixent en aquella cabana amb la  noia d’abans, nu damunt d’un llit de palla.

Quan em vaig aixecar vaig observa  que estava cuinant una cosa que realment feia bona olor. Em vaig posar un tros de roba a les meves parts intimes i ella es va adonar que m’havia despertat. Va agafar un plat de fusta i me’l va donar perquè mengés una mica. Però tenia tan mal gust que ho vaig escopir. Més tard em vaig vestir i em va donar un altre plat fondo amb una mica de menjar que estava cuinant, i la veritat és que estava molt més bo. En aquest instant, mirant-la fixament vaig veure la cara d’una noia molt guapa. Es va acostar i va començar a acariciar-me però, aleshores vam sentir uns cavalls i, agafant-me de la mà, vam sortir corrent de la cabana. Estàvem envoltats per tres genets i tres soldats. Realment no sabia què fer, però per sorpresa vam sentir unes veus i crits, alhora que apareixia una gent que amb pals i pedres van colpejar els soldats i els tres genets aconseguint matar-los a tots sense cap compassió.

Un d’ells se’m va presentar perquè sabia parlar el català i em va dir:

—Ets tu qui va salvar la vida de la meva germana?

—Ella?—vaig preguntar-li assenyalant la noia que estava al meu costat.

—Sí—va dir.

—Sí, vaig ser jo.

—Gràcies—va dir abraçant-me.

En aquest moment, vaig veure un noi que acostant-se a la noia que havia salvat i vaig suposar que era el seu promès. Però sense fer-li cas al noi, va agafar una fusta i tot gelós, em va colpejar al cap i vaig caure desplomat a terra…

…Vaig intuir que només faltava una hora perquè arribés la meva mare. El cert es que no recordava molt més del que m’havia passat o, millor dit, només recordava aquelles dues històries. Però el que em va fer arribar fins a l’hospital era que, quan em vaig despertar, vaig notar aquell mal de cap del cop que em van donar. Sense saber-ho havia estat tota la nit en aquell parc i, mirant el rellotge, vaig veure que eren les nou del matí i només vaig entendre que m’havia quedat dormit en aquest lloc. Però el que més em va sorprendre va ser que, tot sortint del parc, vaig veure aquella noia vestida de diumenge amb el noi que em va colpejar al cap en el somni que recordava. I sense pretendre-ho, es van acostar a mi i la noia em va dir:

—No ens coneixem?

Pensant en el que havia somiat no vaig saber respondre i el noi, protegint-la, la va apartar i se’n van anar. Els vaig mirar de lluny i en aquest instant em va parlar en Toa i em va dir:

—Com tenim el cap?

—Bé…Era ella, oi?

—Sí, però viu en la teva època, i si no l’haguessis salvat suposo que no hagués nascut.

—Però, per què?

—Perquè la gent que va cremar i va assassinar la inquisició, no volen tornar a viure en aquest món. Per aquesta raó els que es van salvar d’aquells bojos, no tenen aquest mal gust de boca.

—Però, tu Toa, ets Déu?

—No, però penso diferent.

…I es preguntaran què va ser el que em va portar a estar tancat en aquest hospital. Doncs, de la mateixa manera que no vaig poder parlar amb aquella noia, el mateix em va passar amb la meva mare i vaig entendre que la meva raó i, pensament s’havien quedat submergits en un món apartat sense saber el que era la realitat on vivia la gent normalment, parlant encara amb en Toa, sense adonar-me’n. Era com si aquell lloc imaginari fos igual que realitat, però amb un escenari totalment paral·lel. En poques hores, però, i gràcies als medicaments em vaig retrobar a la realitat que tant buscava.

Si d’alguna manera tornés a parlar una altre cop amb en Toa, li preguntaria per quina raó el vaig haver de conèixer, estic segur que ni jo ni ningú en sabria la resposta, però sé que aquell mon només va ser un camí creuat on crec que el temps no existia i, el que recordava de la meva experiència, era tan real com la mateixa vida.

Relats (cat)

Els cinc cercles metropolitans

La terra, any 2140…

            Es pensava que la fi del món estava arribant, la temperatura del planeta pujava progressivament i la gent més feble moria ofegada per culpa de la calor. Els científics del moment van explicar que aquesta calor era produïda per una alteració solar i esperaven que aquests canvis es produïssin durant uns 400 anys aproximadament. I fins que no arribés aquest moment, el sol no deixaria de transmetre aquesta sufocant calor, a causa de la seva modificació molecular.

            A conseqüència d’aquest canvi climàtic, la corporació espacial va programar rapidíssimament uns viatges espacials, per sortir a la recerca d’un planeta que substituís la Terra. El projecte havia de ser abonat per la mateixa gent que volgués aventurar-se en l’expedició. Però només un 4% de la població va poder pagar aquesta quantitat. Els restants van haver de quedar-se al planeta i patir els canvis solars.

            Els que van aconseguir evacuar la Terra, se’ls va batejar amb el nom dels «Lliures». Ells van deixar enrere el planeta a la recerca d’un altre lloc, amb expectatives futures no molt certes, però la seva ruta espacial els donava esperança i optimisme per trobar-lo. Es van endur la tecnologia més avançada del moment, van marxar amb unes instal·lacions navals que amb prou equipament com per poder subsistir més de quaranta generacions. Van deixar no només la calor sufocant, sinó milions de persones que es van haver d’aclimatar per força per poder sobreviure.

Pocs es van poder acostumar als efectes del sol. Tres quartes parts de la població mundial es van morir, i els que van sobreviure es van fer dir «Unders», per la raó que vivien sota terra.

            Van passar molts anys i el clima no canviava. Els Unders que van perdurar van desenvolupar canvis genètics en el seu cos a causa de la seva adaptació a la calor sufocant que els perseguia. Ells es van adaptar, construint túnels i petites ciutats excavades en habitacles sota terra on poder viure. Sortir a l’exterior de dia era impossible i romanien en el seu món subterrani. Van passar dècades i el clima va millorar una mica, però els Unders ja no sortien en hores diürnes, sinó que es van convertir en una raça llunàtica, ja que de dies vivien dins els seus habitacles sota terra, que s’estenien per ot el món. Van inventar una llum blanca, que tenia les mateixes propietats que l’antic sol i s’alimentava de l’energia solar de l’exterior. Era una mena d’energia pura, i treballant amb ella van descobrir que podien fer créixer aliments i tenir una energia inesgotable.

Any 2400…

            Van passar generacions, en què els Unders van viure en harmonia i amistat. I entre ells sempre explicaven el record d’aquella gent infame, que va aconseguir marxar del planeta, deixant-los a ells moribunds sota la llum del sol.

Recordant el seu nom, deien: Ells són els Lliures.

Tres segles després en una de les naus dels Lliures…

            Capità John, 28710B. Hem canviat el rumb cap a l’origen dels nostres avantpassats. Queden 43 hores per arribar. Ens amagarem darrere del satèl·lit, anomenat Lluna. I amb la nau de sondeig, iniciarem l’exploració del planeta Terra. El que busquem és el nostre origen. Suposo que no hi haurà habitants però, per si de cas, portarem armament.

            Només quedem cinc naus amb 350.000 Lliures; els que falten van morir durant el llarg temps de recerca d’un planeta semblant a la Terra. Que descansin en pau.

Cinquanta hores més tard a la Terra…

            Feia tot just cinc minuts que els Lliures havien aterrat. Estaven enlluernats per la bellesa de la flora, entremig de muntanyes. Havien aconseguit tornar, després del fracàs de no trobar cap planeta semblant a la Terra. Inspeccionant durant una bona estona, un dels soldats va trobar una sortida d’aire, que estava connectada a terra. Van veure que al costat hi havia una entrada i van baixar a baix. Caminant a poc a poc pel túnel es van fixar que la llum blanca era extraordinària i que hi vivia algú.

            En un costat del mateix túnel hi havia unes escales, on van observar un mapa del planeta Terra. Van quedar sorpresos perquè aquest túnel feia la volta al món, i no només hi havia un cercle, sinó que en van comptar cinc.

            Veient això, el capità va ordenar tornar a la nau. Però quan van arribar a la sortida es van trobar amb un grup d’Unders. Es van sorprendre perquè no tenien pèl al cap, i els ulls, els tenien de color verd clar.

            Els Unders anaven armats i no van preguntar gaire: sabien que eren els Lliures que havien tornat. I van començar a disparar-los. Els Lliures van respondre i van sortir ràpidament, però en l’intercanvi de foc van morir dos soldats. Van sortir corrent en direcció a la nau i es van dirigir rumb a les seves cinc naus, que estaven darrere de la Lluna.

Els Unders van mirar detingudament els dos soldats morts i van donar la veu d’alarma. Es van organitzar molt ràpidament, vigilant totes les entrades exteriors del primer cercle metropolità. Sabien que eren ells… Havia començat la guerra contra els Lliures. Van comprendre que havia començat la guerra per la possessió de la Terra…

Dins de la nau dels Lliures…

Capità John 28710B. Ho hem trobat, la nostra llar està sota nostre. Segur que serà una guerra llarga. Esperem que els nostres néts puguin viure en el planeta blau, sense problemes.

Relatos

El ángel sanador

A veces los sueños son mucho más que eso, simplemente uno recuerda que es insólito, pero a veces sin querer pueden ser una realidad.

―Perdone, señor director. En la 213 hace tres días, que en la puerta hay el cartel de “No molesten”―dijo la mujer de la limpieza.

―¿Qué habitación me dice?―preguntó el director del hotel un poco distraído.

―La 213.

―Ahora iré a ver―dijo girándose buscando la llave maestra de la segunda planta.

            En ese momento, el reloj de la entrada marcó las diez de la mañana y encontrando la llave miró su reloj y, decidido, con prisa. Subió al ascensor hasta el segundo piso.  Cuando llegó, se dirigió hasta la puerta y encontró el cartel de “No molesten”, como le había dicho la mujer de la limpieza, golpeó tres veces la puerta, y con voz alta, preguntó:

―Perdonen, ¿Están allí?

            Al ver que no contestaba nadie introdujo la llave maestra e hizo girar dos veces. Y volvió a repetir.

―Perdonen, ¿Están allí?

Despacio abrió y de golpe le vino un olor muy desagradable que le hizo apartarse de la entrada. Se giró instintivamente a un lado y con una  mano se tapó la nariz y con la otra abrió la luz. En ese instante, observó un cuerpo de una mujer en la cama manchado de sangre y, viendo todo removido, salió de la habitación cerrando la puerta sin haber tocado nada. Bajó las escaleras velozmente, entró en su despacho sin dudarlo y llamó a la policía de la ciudad.

―Perdone, ¿La policía?

―Sí dígame.

―He encontrado un cuerpo sin vida de una mujer en el Hotel Sellvory. En una de las habitaciones del segundo piso.

―De acuerdo ahora vendrá la policía, ¿Quién es usted?

―Soy el director del Hotel.

―¿Cómo se llama?

―Jack Nervon.

―En cinco minutos llegará la policía.

―Gracias.

            El director colgó el teléfono y sentado en el despacho esperó la policía. En solo tres minutos llegaron tres coches patrulla. Con prisa, salió del despacho, se dirigió hacia ellos y se le presentó vestido de paisano, un capitán que le preguntó dónde estaba el cuerpo y sin dudarlo lo acompañó hasta el segundo piso, abriéndoles la habitación 213. El pobre director se apartó y dejó pasar al capitán y su compañero, mientras dos policías se quedaron en la puerta. Observaron la habitación y sin molestarles la fuerte olor, comenzaron a hablar.

―Hay signos de lucha.

―Sí. Voy a mirar el baño.

―Tiene las uñas rotas―dijo el capitán mirando las manos de la mujer.

―Supongo, que estaba duchándose cuando entró alguien para asesinarla, la ducha aun está encendida.

―No toques nada John.

―De acuerdo.

            El capitán ordenó que avisaran a los de la científica y al juez para que levantara el cuerpo. Mientras tanto, comenzó a hablar con el director.

―¿Sabe su nombre?

―No, pero supongo que en el registro del hotel tengo sus datos.

―¿Cuánta gente hay en el segundo piso?

―Solo hay clientes en la habitación 220 y 221.

―¿Solo hay dos?

―Sí, una familia y una pareja.

―Entendido, puede mirarme a ver si encuentra su nombre.

―Sí, señor ahora voy―dijo el director dirigiéndose a su despacho.

            Mientras tanto el capitán volvió a entrar y comenzó a observar minuciosamente.

―Qué extraño―pensaba el capitán―.El bolso de la mujer está intacto, el móvil del crimen no parece ser el dinero. Todo el mueble está lleno de sangre, la víctima la arrastró por encima, seguro que la mujer buscaba algo en su bolso. Debe tener un arma dentro. Se cogió con la cortina y… ¡Mira una uña!―observaba el capitán en silenció.

            Un poco después siguiendo el rastro de sangre al lado de la cama dijo en voz alta:

―Sí, señor lo que buscaba, el arma del crimen.

            En ese instante, volviendo de su despacho, el director le dijo al capitán que el nombre de esa mujer, según su libro de clientes, se llamaba Sara Epston y que se registró hace tres días. El capitán le preguntó si había cámaras en la entrada del hotel y él le dijo que sí…

            Más tarde, el capitán ordenó que se llevaran a comisaria el disco duro  en el cual había las imágenes de las cámaras del hotel. Ya que, al subir otra vez al segundo piso y contrastar  diferentes argumentaciones con sus compañeros. Se encontró con la científica que iban cogiendo pruebas y haciendo fotos de la escena del crimen.

―El crimen se inició cuando ella estaba en la ducha―dijo el capitán.

―Sí, tengo pelo del asesino. Supongo que la mujer se defendió y he encontrado huellas en el arma del crimen y las están comprobando en comisaría.

―Bien.

―Tengo información sobre la mujer asesinada―dijo uno de los policías.

―¿Quién es?—preguntó el capitán.

―Se llama Sara Epston, pero lo extraño es que según nuestros informes a esta mujer ya la habían matado hace dos años. Y mirando los archivos la misma mujer había sido asesinada otra vez hace más de cinco años.

―¿Pero cómo es posible? ¿Esta mujer la habían matado ya dos veces?

―Sí, según nuestra información.

            El capitán cogió la documentación del policía y comprobó que era cierto, que la mujer había estado asesinada ya dos veces. No comprendía lo que pasaba; era muy extraño.

            ¿Había resucitado? ¿Pero cómo era posible, tenía siete vidas como un gato?…No puede ser, no entiendo lo que está pasando…

            …En ese instante, Harry se despertó del sueño por culpa del teléfono que iba sonando sin paro alguno. Se pasó la mano por la cara y descolgó.

―Sí, dígame.

―Hola, Harry. Buenos días.

―¿Qué pasa?

―Ha habido otro asesinato parecido al caso del Ángel. La escena del crimen concuerda con las dos últimas víctimas.

 ―O sea, ¿qué se trata del mismo asesino?

―Por lo que he visto, sí.

―¿Qué calle es?

―Lomstand road número 213, es un hotel de dos estrellas. Esta…

―Ya sé donde es—dijo interrumpiéndole y continuó—.Ahora vengo.

―De acuerdo, nos vemos allí. Hasta ahora.

            Colgó el teléfono y pensó…213…¿El mismo número?

Vistiéndose rápido, cogió la pistola, bajó a la cocina y se tomó unas vitaminas con zumo de naranja y sin perder tiempo se dirigió al lugar del crimen.

            Cuando llegó le esperaba su compañero en la entrada del hotel.

―Hola, Harry—dijo Daniel dándole la mano.

―Hola, dime lo que sabes―dijo subiendo las escaleras hasta la habitación.

―La víctima es una mujer prostituta llamada Adain Vorest.  De unos treinta y cinco años. La última vez que la vieron subió en un coche de marca Ford de color rojo. Pero su vivienda está a unos kilómetros de aquí en Dartfort.

―¿Sigue repitiendo el mismo procedimiento?―preguntó Harry en ver la escena del crimen.

―Sí, como las anteriores víctimas.

            En el interior estaba la policía haciendo fotos de toda la habitación y de la víctima. Harry se fijó que la mujer llevaba una corona de flores en la cabeza, igual que las dos últimas víctimas y observó la gran cantidad de puñaladas de arma blanca en su cuerpo y como siempre, unas velas en la mesilla de noche. Se puso los guantes y miró en su boca y como era de esperar se encontró el pequeño crucifijo.

―No hay duda, es el mismo asesino―dijo Harry.

―Me lo dejas ver.

―Toma. Este cabrón se ha desahogado como si se tratara de un orgasmo. Es como si no tuviera paro alguno al matar a la mujer―argumentó Harry y continuó—¿han encontrado la arma que mató a la víctima?

―No, el asesino limpió a conciencia el lugar. No hay huellas en la entrada ni tampoco en esta habitación.

―¿Mírame de donde podría haber conseguido estas velas?

―De acuerdo.

―¿Quién fue quien vio por última vez a la mujer?

―Sus compañeras de trabajo.

―¿En dónde?

―Como te he dicho en Dartfort. Solo tenemos la descripción de un Ford fiesta de color rojo―repitió Daniel.

―¿Quién encontró el cuerpo?

―La señora de la limpieza.

―¿Le han tomado declaración?

―Sí.

            Harry se acercó a Daniel y en ese instante, llegó el juez para levantar el cuerpo. Ellos dos salieron de la habitación y Harry le dijo a su compañero que iría al depósito para que cuando llegara el cuerpo, el médico forense le dijera la causa de la muerte.

            Harry salió del hotel y se fue hasta la avenida principal para tomarse un té. Mientras tanto, iba pensando qué coño quería hacer entender el asesino. Salió fuera con el vaso de cartón y se encendió un cigarrillo. Mirando la calle se fijó que había cámaras que vigilaban la gasolinera. De algún modo posiblemente el asesino podía estar registrado. Se acabó el té y cogiendo su vehículo fue al instituto forense.

            Llegando al depósito. Tuvo de esperar un rato para que el experto tuviera el informe de la autopsia. Una vez acabado su trabajo Harry fue a verlo.

―Hola, señor Adam ¿cómo estamos? 

―Bien.

―¿Y la familia?

―Muy bien. Mi mujer me dio recuerdos para usted.

―Gracias, ¿cómo se encuentra?

―Se ha recuperado de la operación y supongo que de aquí unos días podrá hacer vida normal.

―Me alegro que todo haya salido bien―dijo Harry y continuó—.¿Qué ha encontrado de peculiar sobre la difunta Adain Vorest?

―Como las anteriores víctimas tiene unas treinta apuñaladas por todo el cuerpo. Pero lo curioso es que esta mujer se defendió y hemos encontrado piel del asesino y tenemos su ADN.

―O sea, ¿qué lo arañó?

―Sí, y la piel encontrada es de la parte del cuello.

―¿Has comparado el ADN encontrado en la base de datos?

―Sí, pero no he encontrado nada. Supongo que no está fichado por la policía…El arma del crimen es el mismo utilizado anteriormente. Es un cuchillo bastante grande y tienen una sierra en la parte final.

―Gracias Adam.

―Aquí tienes mi informe, es una copia compulsada―dijo el doctor y dándole continuó—.Que tengas suerte y haber si cogéis a este chiflado.

―Eso espero. Adiós Adam que vaya bien.

            Harry salió del instituto forense y se dirigió hasta a la comisaria. Allí se encontró con su compañero Daniel qué estaba estudiando el caso. 

―¿Has encontrado algo nuevo?

―Sí, te estaba esperando, tengo la dirección de la víctima.

―Pues vamos.

            Daniel y Harry marcharon hacia a la vivienda de Adian Vorest. Cuando llegaron vieron que ella vivía en un piso de protección oficial. Subieron hasta el tercer piso y llamaron a la puerta. Al no contestar nadie, forzaron la puerta. Observaron que ella vivía sola. El comedor estaba en el mismo lugar que la cocina, tenía un lavabo con ducha y un dormitorio. Comenzaron a buscar alguna prueba que relacionase a la víctima con un lugar de reunión o parecido. Daniel encontró una tarjeta de un medico que estaba especializado en abortos de un hospital cercano. También encontró documentos de un centro de desintoxicación de drogas llamado El Alma.

―Mira que he encontrado―dijo Harry.

―¿Qué?

―Jeringuillas nuevas y heroína.

―Según este papel estaba desintoxicándose en un centro cerca de aquí. Debía pasárselo mal esta mujer.

―¿Me dejas ver el documento?

―Claro, toma.

―Centro de desintoxicación El Alma, ¿vamos a dar un vistazo?

―Sí, vamos.

            Los dos policías se alejaron de la vivienda de Adian en dirección al local llamado El Alma. Cuando llegaron preguntaron por el responsable de la fundación y se les presentó un chaval joven de unos veinte años llamado Philip. Él les explicó que Adian seguía una terapia en grupo para dejar la heroína y según él, hacía dos semanas que ella no aparecía por aquí. Harry le pidió los nombres de todos los pacientes que tenían, pero Philip le dijo que no podía dárselos porque incumplía las normas de la fundación y le dijo que solo si tuviera una orden judicial se le facilitaría.

―Claro, protección de datos señor. Lo siento―dijo Philip.

―De acuerdo, ya vendremos en otro momento. Muchas gracias.

            Salieron del local y delante comenzaron a hablar.

―¿Crees que el asesino, pudo conocerla en este lugar?

―Es posible.

            En ese momento, en una casa del distrito de West Norwood había una mujer muerta asesinada en la cama de su dormitorio. El autor del acto, estaba en la cocina limpiando su cuchillo. Sin ninguna preocupación por lo que había hecho escuchó atónito el timbre y acercándose a las escaleras con un cuchillo, esperaba que no abriesen la puerta. Entre tanto, con el dedo deslizándolo por el borde agudo de su arma observó por la obertura tirar un certificado de llegada de un paquete.

            Se hizo oscuro y recogió todo sin dejar ninguna pista posible. Se volvió a poner la bolsa en la espalda y salió del inmueble tranquilamente.

            Al llegar a su casa comió un poco y se dio cuenta que faltaba solo una hora para ir a trabajar. Sin perder tiempo, cogió el uniforme, otro sándwich y se fue al trabajo. Su labor era de camillero en un hospital cerca de Dartfort. Solo llegar un de sus compañeros lo saludo al entrar. Se fue a los vestuarios y se cambió de ropa y como siempre, al salir, comenzó su jornada laboral cómo si no hubiera pasado nada.

            En comisaría estaban Harry y Daniel repasando las pruebas que tenían del caso.

―¿Adam ha conseguido el ADN del asesino?―dijo Daniel.

―Sí, pero lo ha comprobado en su base de datos y no ha encontrado nada.

―Solo sabemos que es un tipo de mediana edad y de una altura de un metro setenta.

―¿Cómo podíamos dar…

            En ese instante sonó el teléfono y Harry lo descolgó.

―Sí, dígame.

―Hola, Harry. Soy Alfred, han encontrado otra víctima con las mismas características del asesino del crucifijo.

―¿Dónde?

―En el distrito de West Norwood.

―¿Cuál es la calle?

― 25A Selsdon Road.

―De acuerdo ahora vamos para allá.

            Colgó el teléfono y le dijo a Daniel:

―Han encontrado a otra víctima.

―¿Dónde?

―En West Norwood.

―Joder.

            Los dos policías marcharon de la comisaria y cogiendo el vehículo se dirigieron a otra escena del asesino del crucifijo.

            Solo llegar Alfred les contó quien había descubierto la víctima.

―¿Quién ha sido?

―Unos chavales rompieron con una pelota el cristal de la habitación y como vieron que la puerta estaba abierta. Uno de los chavales fue a recogerla y se encontró con la mujer.

―O sea, ¿qué el asesino se dejó la puerta abierta?

―Supongo.

―¿Han encontrado algo diferente?―dijo Harry subiendo las escaleras hasta la habitación acompañado por sus dos colegas.

―Sí, en la cocina han encontrado un trozo de entrada de un cine llamado Olfo donde dan películas porno. Y por suerte al llover estos días el asesino dejó barro en la moqueta de la habitación y lo están analizando para saber donde posiblemente pudiera encontrarse esa misma tierra. Cuando tenga algo te informó Harry.

―De acuerdo, gracias Alfred.

            Harry y Daniel vieron a la mujer con las mismas heridas de arma blanca que las anteriores victimas. En ese momento, levantaron el cuerpo y Alfred les comunicó que el barro era de una zona industrial llamada Limehouse y que el cine Olfo estaba cerca de allí.

            Los dos policías con Alfred se dirigieron hasta esa zona. Al llegar aparcaron el vehículo al lado de una de las naves y cerca encontraron un Ford de color rojo. Sabían que el asesino estaba cerca. Encontraron una puerta abierta al lado del coche, entraron dentro y oyeron una música psicodélica, sacaron la pistola y se encaminaron en dirección a la música hasta encontrarse con una puerta. Entraron dentro y vieron a una mujer atada y enmordazada en una silla aun viva. La mujer con mímica les dijo que el loco estaba en una de las habitaciones. Se acercó Harry y vio como el asesino estaba bailando como si estuviera en una pista de baile. Lo apuntó como Alfred y Daniel silenciosamente paró la música. En ese instante, el tipo se giró y fue corriendo hasta donde tenía una pistola pero Harry y Alfred le dispararon en las piernas haciéndole caer.

            Por fin habían dado con el asesino, en menos de cinco minutos toda la zona estaba lleno de policías. Detuvieron al asesino y Harry se acercó a él y le preguntó:

―¿Por qué coño les metías un crucifijo en la boca?

―Por sanar su alma―dijo el asesino.

            En ese momento, vio que en su espalda tenía un tatuaje con el número 213 y le recordó el sueño y antes que se lo llevaran le dijo:

―¿Qué significa el 213 tatuado en tu espalda?

―Es mi habitación…¿Qué la has visto?―gritó cuando se lo llevaban.

            Harry se quedó perplejo y su compañero le dijo:

―Es un tatuaje como otro, Harry. Por fin hemos dado con él.

―Sí, Daniel. La pesadilla se ha acabado.

Relatos

El silencio de Mary Taylor

La búsqueda de la propiedad de una caja fuerte en una mansión recién comprada, hace surgir una historia misteriosa e insólita de quien es el posible propietario del interior de ella.

Ese invierno del mes de Enero, cerca de la capital de Inglaterra. La millonaria familia Smith’s, conocida por su poderío y propietaria de varias empresas farmacéuticas en Europa, había comprado una mansión en la pequeña población de Warley. Transcurrido un tiempo los Smith’s disfrutaron de su propiedad durante los meses posteriores. Pero un día, por casualidad, uno de los hijos pequeños, jugando con sus hermanos. Hizo caer un cuadro a causa de un pelotazo, descubriendo que detrás de él, había una caja fuerte de la que nadie de los Smith’s no tenía constancia. En ese instante el padre de familia, sorprendido por el hallazgo, pensó alguna forma de poder abrir esa caja fuerte, sin tener de hacer servir técnicas un poco groseras. Por esta razón llamó a un detective y abogado de la familia, llamado Peter Turnes, para que intentase buscar el propietario de la supuesta caja y poder de esta manera saber la combinación secreta, sin destruirla.

—Lo único que le pido, señor Turnes, es que investigue de quien podría ser la propiedad de esta caja.

—¿Sabe quién era el antiguo propietario de la mansión?

—La verdad es que no lo sé. Solo conozco la historia de la familia duquesa llamada Silverns que fue quien construyó esta mansión en el siglo XVI. 

—Déjeme unos días para tener alguna información que pudiera resolver este suceso tan particular.

—Cuando sepa alguna cosa llámeme, le estaré esperando—dijo el señor Smith y remarcó—.Quiero que lo lleve secretamente, no quiero que nadie sepa lo que hemos hablado.

—De acuerdo, le iré informando, no se preocupe. Gracias por confiar en mi.

Volviendo a su oficina en Londres, el detective Peter Turnes, empezó la investigación presentándose en la inmobiliaria que vendió la mansión a la familia Smith’s. Siendo un lunes por la mañana, encontró a la persona responsable que le podía ayudar a esclarecer ese peculiar caso; se llamaba Patrik Storn.

—Buenos días señor Turnes, en qué puedo ayudarle.

—Soy el detective y abogado de la familia Smith’s. Y necesitaría saber quienes fueron los anteriores propietarios de la mansión que compraron hace unos meses mis clientes.

—¿Es la propiedad qué está en Warley?

—Sí.

—¿Por qué razón quiere saberlo?

—No puedo comentarle nada del asunto de mi cliente, como me pidió tengo de guardarlo en secreto.

—Bueno, según lo que sé, los antiguos propietarios se llamaban Lordstan. Y si no recuerdo mal, se aposentan cerca de Luton en una mansión de las mismas proporciones que la que tiene su cliente.

—¿Sabe la dirección, señor Patrik?

—Claro, déjeme un momento que la busque.

            Levantándose abrió un archivador y buscó durante unos minutos y encontrando lo que estaba buscando, se volvió a sentar y le dijo:

—La dirección es Buckwood número 33 en la pequeña población de Merkyate.

—Gracias—dijo apuntándolo en su libreta.

            Peter, con el conocimiento de la dirección de los antiguos propietarios, inicio su trabajo aprovechando esa misma tarde para acercarse hasta allí, almorzando en un restaurante antes de partir. Poco después cogió su automóvil y transcurridos unas horas llegó hasta donde residía la familia Lordstan, y en la entrada de la propiedad, llamó a un interfono.

—Sí, ¿Dígame?

—Soy el detective y abogado Peter Turnes. Me gustaría hablar con el señor Lordstan por un caso de mi cliente de la familia Smith’s.

—¿Ha quedado con una hora con el señor Lordstan?

—No, pero solo seran cinco minutos.

—Un momento, señor Turnes.

            Esperando unos instantes, volvió a oírse en el altavoz.

—Señor Turnes, entre y siga el camino hasta dónde está la mansión, le estaré esperando.

—Gracias.

            Peter se subió a su vehículo y abriéndose la verja entró dentro de la propiedad, siguiendo el camino asfaltado hasta delante de la mansión, donde había un mayordomo en la puerta principal de la casa. Salió del coche y acercándose a él le dijo:

—Sígame, el señor Lordstan le recibirá enseguida.

            Contemplando todo el mobiliario tan antiguo, se dirigieron hasta en una de las habitaciones y le invitó a sentarse en unos sofás diciéndole que en pocos minutos vendría el señor de la casa. Peter esperando observaba la gran cantidad de libros que había en ese lugar. Y sin darse cuenta apareció un señor vestido muy elegante que se presentó a Peter diciéndole que él era el señor Lordstan.

—Hola, disculpe mi visita tan inesperada, solo le robaré unos minutos de su tiempo—dijo Peter amablemente.

—¿Cuál es su nombre?

—Me llamo Peter Turnes y soy detective y abogado.

—¿Qué razón le ha llevado hasta aquí?

—Mire, seré breve. Mi cliente compró su anterior mansión en Warley. Y por casualidad se encontró detrás de un cuadro una caja fuerte.

—Entiendo. Perdone mi interrupción, pero ¿Lo que quiere saber es la combinación de esta caja?

—Exactamente.

—¿Quiénes son ahora los dueños?

—La familia Smith’s.

—¿Ellos son los propietarios de varias farmacéuticas?

—Sí.

—No los conozco personalmente pero se quien es el señor Smith—dijo Lordstan y preguntó—¿Esta caja fuerte está en la parte sur de la mansión?

—Sí, correcto. ¿Sabe su combinación?

—La verdad es que no, esta caja fuerte es de propiedad de una señora escocesa llamada Mary Taylor.

—Pero…

—Perdone señor Turnes por interrumpirle—dijo amablemente y continuó—.Tiene que pensar que esta señora tiene el cero coma nueve por ciento de la propiedad de la mansión.

—¿Qué quiere decir?

—Que según los documentos que acreditan de quien es la mansión hay un pequeño apartado donde pone lo que le estoy hablando.

—¿O sea, en las escrituras pone qué ese tanto por ciento es de esta señora?

—Sí.

—¿Cómo puede ser posible?

—Hace muchos años, concretamente en el siglo XVI, los duques propietarios y que construyeron la mansión, llamados Silverns. Tuvieron un enfrentamiento con unos bandoleros. Pero por casualidad, un señor llamado Eric Taylor, un plebeyo, se enfrentó a ellos salvándole la vida al hijo del duques. Y por su valentía y valor, el señor Silverns le dio una suma de dinero, pero él renunció. Pero, para  agradecerle su coraje le dio una parte de la propiedad de su mansión aunque no quisiera. Y es allí donde su proporción es el cero coma nueve.

—¿Esta proporción sale en las escrituras?

—Totalmente.

—Y un cero coma nueve, ¿qué representa en la mansión?

—Una habitación y medio pasillo.

—¿Y dónde puedo encontrar a esta señora?

—En Edimburgo—dijo Lordstan levantándose dirigiéndose al escritorio y continuó—.Su dirección es esta.

            Abriendo un cajón sacó una tarjeta y se acercó a Peter y le dijo:

—Yo no puedo ayudarle en descifrar la combinación pero ella le podrá decir cual es—dijo dándole la tarjeta.

—Muchas gracias, señor Lordstan.

—Ha sido un placer.

            Despidiéndose, Peter, salió de la propiedad y se dirigió a su despacho en Londres, pensando, lo curioso que era este asunto. Llegando a su oficina llamó al señor Smith y le contó lo que había sabido sorprendiéndole, no solo por la historia, sino por el cero coma nueve de su propiedad que no le pertenecía y no había visto su notario. El señor Smith, agradeciéndole su trabajo, Peter, la mañana siguiente, se marchó a Escocia.

            Durante el viaje en avión dedicó unos minutos en buscar la dirección de la casa de Mary Taylor y, solo llegar a la ciudad, cogió un taxi en el aeropuerto que le llevó hasta donde residía la señora. Llamó varias veces pero nadie le contestaba, pero por suerte, sin darse cuenta, un joven se acercó a Peter y le preguntó:

—¿A quién busca?

—A la señora Taylor.

—Ella falleció hace unos años. Yo soy su hijo Jordan.

—Encantado. Mi nombre es Peter Turnes y soy detective y abogado.

—¿Qué es lo que quiere?

—Necesito hablar de un asunto de que posiblemente usted no sepa nada, pero es muy importante para mi cliente.

—Si quiere podemos, hablar en ese pub que hay en la esquina.

—De acuerdo, será un placer.

            Los dos se encaminaron hasta el final de la calle y entraron en un cómodo club llamado “Break Beer”. Pidieron dos cervezas y Peter, le contó el caso que realmente le preocupaba a su cliente. Jordan estuvo muy atento a la explicación y, cuando acabó de justificar su visita, Jordan le dijo: 

—Creo que te puedo ayudar.

—¿Sabes la combinación?

—Sí, pero la abriré con la condición de que pueda venir contigo hasta esa mansión en Warley. La verdad es que mi madre se guardó en silencio este secreto. Pero se perfectamente como abrir esa caja. Y creo que me encontraré una cosa muy especial de mi madre.

—De acuerdo. Si no tengo mal entendido esta tarde a las tres, sale un avión hacia Londres, podríamos coger éste los dos.

—Vale, estoy conforme—dijo mirando el reloj y continuó—.Solo faltan cinco horas. Si me acompañas iré a casa y cogeré una bolsa y nos vamos.

—Perfecto, que sepas que el billete de ida y vuelta lo pagará mi cliente. No te tienes que preocupar.

—Entendido.

            Sin perder ni un minuto, los dos se acercaron hasta la casa de Jordan y más tarde se fueron al aeropuerto donde compraron los billetes de avión. En menos de tres horas ya estaban sobrevolando Inglaterra y dejaban atrás Edimburgo, llegando a Londres a la hora del té.

            Una vez en la capital se dirigieron en coche hasta Warley, llegando a la mansión de la familia Smith’s, donde les esperaba impaciente el señor de la casa; inesperadamente llamaron al timbre.

—Hola señores, ¿Ha ido bien el viaje?

—Sí, señor Smith—dijo Peter y continuó—.Este caballero es de quien le he hablado por teléfono, se llama Jordan Taylor.

—Mucho gusto, señor Taylor.

—Encantado—dijo Jordan dándole la mano.

—He pensado que podríamos ir hasta donde esta la caja y más tarde cenaríamos juntos con la familia. ¿Qué les parece?

—Bien, señor Smith.

—Pues vamos.

            Dirigiéndose el primer piso, el señor Smith dijo:

—He hablado con el notario sobre el cero coma nueve por ciento de propiedad de Mary Taylor y, sorprendentemente, en los documentos aparece un numero de referencia que esta relacionado con los primeros escritos del siglo XVI, y al que el notario no le dio importancia en su momento—dijo y llegando al pasillo se giró y continuó—.Es cierto, esta habitación y este trozo de pasillo es de su difunta madre, señor Jordan. Por esta razón, quiero llegar a un acuerdo con usted.

—Sí, claro.

—Según esos pergaminos la propiedad de este trozo finaliza en el año dos mil cien. Es curioso—dijo el señor Smith y girándose hacia la pared sacó el cuadro del pasillo.

            Todos observaron la peculiar caja fuerte y Jordan, pidiendo permiso puso la combinación y la abrió. Él, como pensaba, encontró una carta dentro de ella y dijo:

—Como me esperaba, mi madre me dejó una carta.

—Puede leerla en privado, señor Taylor.

—No, a mi madre le gustaría que la compartiera con ustedes.

            Abrió el sobre y leyó en voz alta:

Queridísimo Jordan,

Como sabía antes de morir, tu serías la persona que después de mi muerte abrirías esta caja. Y con mi silencio te doy el regalo de nuestra familia, en forma de carta, para que puedas tener como herencia la parte proporcional de propiedad de la mansión de los Silverns desde hace siglos. Dándote este regalo para que puedas disfrutarlo toda tu vida.

Besos y un abrazo”

—Realmente su madre se guardó en silencio este secreto—dijo el señor Lordstan.

—Sí, la verdad que su personalidad y carácter era de esta forma. Siempre te sorprendía con alguna historia que tenía escondida…